domingo, 16 de octubre de 2011

¿Escribir breve para la Web?

Durante una ponencia sobre cómo escribir para la Web, el instructor asegura que se debe escribir con brevedad, ya que los lectores se cansan rápidamente de leer en pantallas de computadoras (muy brillantes) y smartphones (muy pequeñas).

Lo que el instructor dice suena razonable. Como ejemplo les confieso que escribiendo este post me he restregado los ojos unas cuantas veces por cansancio, he interrumpido para ir a chequear la ventana de TweetDeck y he revisado mi correo un par de veces. Cansancio y distracción.

Y aunque lo que dice el instructor suena lógico, no dejo de preguntarme: ¿cuándo fue la última vez que leí un excelente reportaje que tuviera una extensión de 600 palabras? ¿un perfil o una crónica?.

Las palabras del instructor parecen decir que no hay espacio para un periodismo de profundidad en la Web, ya que si bien se puede escribir una buena noticia de actualidad con 600 palabras, difícilmente se puede escribir un reportaje de esos que “cambian el mundo”, o al menos la forma en cómo las personas perciben un suceso.

Esta noción de lo que debería ser el periodismo en la Web sin duda es peligroso y contraproducente para el futuro de la profesión. Muchos de mis alumnos universitarios de Cibercomunicación creen ciegamente en lo que dice el instructor, el futuro del periodismo en la Web es sin lugar a duda breve en extensión, algo que me preocupa sobremanera.

Sin embargo, un periodismo extenso sí es posible en la Web. No todas las noticias publicadas en sitios Web deben ser últimas horas, ni deben ser noticias de agencias internacionales. En el libro Manual de Redacción Ciberperiodística, por ejemplo, se afirma que el reportaje se ajusta casi de manera perfecta a las características de la Web, a diferencia de otros géneros, como la crónica, que depende por ejemplo de un concepto de actualidad bastante rígido (pág 474). ¿Qué características? la posibilidad de mayor extensión, variedad de contenidos, capacidad de almacenamiento y archivo, entre otros.

¿Y qué pasa entonces con el problema de la pantalla?

El mismo libro nos acerca a una solución:
“La disponibilidad de un espacio ilimitado, combinada con las limitaciones de orden práctico que impone el soporte pantalla para la adecuada recepción de la información, determinan la necesidad de adecuar la estructura del reportaje en su versión digital a una compleja disposición fragmentada de todos los documentos, que, en sus distintos niveles, lo componen, mediante enlaces que idealmente estarán ordenados y jerarquizados en apartados.” (pág 458).
Así, un reportaje que en una revista podría tener 6 páginas, en la Web no es necesario que sea puesta en una sola, sino que puede fragmentarse. De esa forma se puede incluir un enlace a una entrevista completa, documentos relacionados, una noticia de archivo, enlace a un video, infografía, galería de fotos, etc., lo que da la posibilidad al lector de leer un texto principal y explorar los demás contenidos sin necesidad de seguir un orden lineal.

Pero para hacer esto es necesario pensar desde el inicio en la forma en cómo se presenta el contenido en la Web. Una decisión editorial, sin duda, pero en la que también deben intervenir un diseñador que pueda pensar en cómo presentar gráficamente el reportaje, qué infografía o ilustración especial podría incluirse, y un programador que sepa explotar las posibilidades de la Web, y sepa traducir la visión del periodista a las características propias de un sitio específico.

Pero claro, no todos los medios de comunicación digitales tienen un equipo de trabajo tan especializado y extenso en países como Nicaragua. En ese caso, tocaría saber “de todo un poco”, al menos tener una pequeña noción de cada punto, algo que se antoja bastante complicado, pero no imposible.

Y mientras muchos creen que todo lo referente al periodismo en la Web ya está dicho en libros, ensayos o artículos, la realidad es que este tipo de trabajo interdisciplinario, por ejemplo, es bastante nuevo, iniciativas como éstas en Latinoamérica se empezaron a formar a inicios de este año.

Si de algo me he percatado en los cursos a distancia que he recibido sobre periodismo en línea, es que apenas estamos descubriendo las posibilidades de la Web como plataforma de publicación. Así que mientras exploramos esas posibilidades, no deberíamos descartar tan pronto el periodismo en profundidad.


Algunos ejemplos de reportajes multimedia en la Web:
• Enfrentando deportación http://enfrentandodeportacion.org/
• El hombre en la Luna. Especial 40 aniversario. http://especiales.lainformacion.com/ciencia/hombre-en-la-luna-40-aniversario/
• Cali, la ciudad que no duerme http://www.elpais.com.co/reportaje360/ediciones/cali-ciudad-que-no-duerme/
• La ruta de la merluza http://investigaciones.fopea.org/merluza/

4 comentarios:

Silvio Sirias dijo...

Gracias Carlos por compartir tus escritos. Muy bueno y razonable. Un gran abrazo Silvio

PolisNica dijo...

Las infografías es un punto a tratar... los consumidores de estadísticas como yo prefieren numeritos bien explicados... Y esto afecta la forma de leer en la web porque los lectores escanean la información primero...

saludos!

Cristhiam dijo...

Un buen blog. Una buena entrada. Peros obre si se debe escribir corto o extenso en la web, solo diré que me he leído los tres primeros párrafos y seguidamente he buscado el fina para dejar mi comentario. No menosprecio el contenido de la entrada que en algún momento leeré en su totalidad, solo he dicho mi comportamiento y seguramente así es el de muchos. Saludos.

Carlos R. Fonseca M. dijo...

PolisNica, tu comentario sobre infografía es muy acertado, incluso lo mencioné como uno de los puntos a mejorar en el ciberperiodismo en Nicaragua en una entrada más reciente.

Cristhiam, me parece que el comportamiento que describís es lo más generalizado, quizás esta entrada es un mal ejemplo de cómo "atrapar" a un lector. Se podría presentar el texto de otra manera.

Gracias y saludos a ambos.